Banner 1.jpg
 

Beneficios del Afiliado


Beneficios del Sistema de Pensiones

En Scotia Crecer AFP, estamos dedicados y comprometidos a ofrecer el mejor servicio y valor agregado a nuestros clientes, con la finalidad de  satisfacer las diversas necesidades de nuestros afiliados, contamos con una variedad de productos especialmente diseñados para poder ofrecer soluciones a cada uno de nuestros afiliados.


Sistema Dominicano de la Seguridad Social

Es creado mediante le Ley 87-01, y es un sistema de protección social público, de carácter universal, obligatorio, solidario, plural e integral.  Su propósito es otorgar los derechos constitucionales a la población, en lo concerniente al financiamiento  para  la protección de la población  contra los riesgos de vejez, discapacidad, cesantía por edad avanzada, sobrevivencia, enfermedad, maternidad, infancia y riesgos laborales.

Aporte Empleador

7.10%

Aporte Empleado

2.87%

Total de Aportes

9.97%

 


 

Los aportes a partir de agosto de 2009 son del 9.97% del salario del trabajador que se distribuye de la siguiente manera:

 Cuenta Personal

8.00%

 Seguro de Vida de Afiliado

1.00%

 Fondo de Solidaridad Social

0.40%

 Comisión de la AFP

0.50%

 Operación de la Superintendencia

0.07%


¿Qué beneficios ofrece el Sistema de Pensiones?


La Pensión por Vejez comprende la protección del pensionado al reemplazar la pérdida o reducción de su ingreso en ocasión a la llegada de su edad de retiro. Se adquiere derecho a una Pensión por Vejez, cuando el afiliado acredite:


-Tener la edad de sesenta (60) años o más y haber cotizado durante un mínimo de trescientos sesenta (360) meses; o,

-Haber cumplido cincuenta y cinco (55) años y acumulado un fondo en su Cuenta de Capitalización Individual que le permita disfrutar de una pensión por lo menos igual al 150% de la pensión mínima. 



El afiliado tendrá derecho a solicitar este beneficio cuando quede privado de un trabajo remunerado, y haya cumplido cincuenta y siete (57) años de edad y cotizado un mínimo de trescientos (300) meses, y que registre en su Cuenta de Capitalización Individual (CCI) un saldo suficiente para recibir un monto de pensión igual o superior a la mínima.

 

También, podrá adquirir este beneficio, el afiliado cesante mayor de cincuenta y siete (57) años y que no haya cotizado un mínimo de trescientos (300) meses, a quien se le otorgará una pensión en base a los fondos acumulados en su Cuenta de Capitalización Individual (CCI) o podrá seguir cotizando hasta cumplir con el mínimo de cotizaciones para calificar para la pensión mínima por cesantía.

 


Al sufrir una enfermedad o lesión crónica de origen común, es decir que no haya sido producida por un accidente laboral o por enfermedad profesional, y se vea afectada tu capacidad productiva puedes acceder a una Pensión por Discapacidad, ya sea total o parcial. 

Se considerará que la discapacidad es Parcial, cuando se reduce entre un medio (1/2), es decir, un 50% y dos tercios (2/3) tu capacidad de trabajo; en cambio, se considerará que la discapacidad es Total, cuando tu capacidad laboral se reduce en dos tercios (2/3) o más, es decir, igual o superior al 66.67%.

 

Adquieres el derecho a una Pensión por Discapacidad cuando cumplas con los requisitos siguientes:

 

-Te encuentres cubierto por el Seguro de Discapacidad y Sobrevivencia.

-Cuentes con un dictamen de la Comisión Médica Regional (CRM) que corresponda a su lugar de residencia o bien de la Comisión Médica Nacional (CMN) en caso de apelación, que establezca que padeces una enfermedad o lesión crónica de origen no laboral que reduce su capacidad de trabajo, ya sea de manera total o parcial.

-Que la certificación de discapacidad total o parcial haya sido emitida por la Comisión Técnica de Discapacidad (CTD).

-No fallezcas durante el proceso de evaluación de la discapacidad.

 


Cuando un afiliado activo fallece, sus beneficiarios definidos por Ley tendrán derecho a una Pensión de Sobrevivencia, siempre y cuando el afiliado haya estado cubierto por el seguro de Discapacidad y Sobrevivencia, y esté al día el pago correspondiente a la cobertura.

 

Serán beneficiarios:

-El (la) cónyuge sobreviviente, o su compañero (a) de vida;

-Los hijos solteros menores de 18 años y hasta los 21 años, al mantener la condición de soltero y estudiante;

-Los hijos solteros mayores de 18 años y menores de 21 años que demuestren haber realizado estudios regulares durante no menos de los seis (6) meses anteriores al fallecimiento del afiliado; 

-Los hijos de cualquier edad considerados discapacitados.

-A partir de su nacimiento, los hijos en gestación al momento del fallecimiento del afiliado.

 

Las prestaciones establecidas beneficiarán:

 

-Con el cincuenta por ciento (50%) al cónyuge, o en su defecto al compañero de vida, siempre que ambos no tuviesen impedimento jurídico para contraer matrimonio;

-Con el cincuenta por ciento (50%) a los hijos menores de 18 años edad, o menores de 21 si fuesen estudiantes, o mayores de edad cuando estuviesen afectados por una incapacidad absoluta y permanente.

 

En el caso de que el beneficiario lo constituya únicamente el cónyuge o compañero de vida, éste recibirá el 100% del monto de la pensión. Asimismo, y en ausencia de cónyuge o compañero de vida, recibirá el 100% del monto de la pensión el hijo o los hijos del afiliado. A falta de beneficiarios de estos grupos el saldo de la Cuenta de Capitalización Individual (CCI) se entregará en su totalidad a los herederos legales del afiliado, acorde a las leyes sucesorales dominicanas.



Se entiende por “Afiliado de Ingreso Tardío”, a aquel que al momento de realizar la primera cotización al Sistema de Pensiones tenía una edad de  cuarenta y cinco (45) años o más.

 

Al cumplir la edad de sesenta (60) años, el afiliado tiene la opción de escoger entre dos (2) tipos de beneficios:

 

-Devolución de los Recursos Acumulados en la Cuenta de Capitalización Individual (CCI); o,

-Pensión por Vejez de  Ingreso Tardío.



Los afiliados que se encuentren la etapa final de su vida debido en ocasión a padecer de una Enfermedad Terminal, pueden solicitar la devolución de su saldo de su Cuenta de Capitalización Individual (CCI).

 

Se entiende como Enfermedad Terminal, como al estado de salud de una persona con las siguientes características: i) Presencia de una o más enfermedades avanzadas con características clínicas de terminalidad, de acuerdo al curso natural de las enfermedades que padecen, de carácter progresiva  e incurable con presencia de numerosos problemas o síntomas intensos múltiples multifactoriales y cambiantes y que no tiene tratamiento específico o capacidad para retrasar su evolución conllevando la muerte; ii) Pronóstico de vida igual o inferior a seis (6) meses; y, iii) Gran impacto emocional, tanto en el paciente, familia, y en el equipo terapéutico, muy ligada a la presencia o no de la muerte.